Ofensiva oriental

Por Gonzalo Di Gregorio

El elegante salón Rosa Negra del Jockey Club de San Isidro, adecuadamente ambientado con ornamentos asiáticos, fue la locación elegida para presentar la comercialización de Haval: la firma del gigante productivo especializada en SUVs, que antes de ser un sello independiente se estableció como la línea de utilitarios deportivos de Great Wall. Por ello es que dentro de sus concesionarios también se ofrecerán dos pick ups que portan otro emblema, aunque pertenecen a un mismo consorcio.

El lanzamiento fue recibido con especial expectativa por los ineludibles antecedentes de Manuel Antelo, el dueño del Grupo Car One que fuera propietario de las representaciones locales de Renault y Nissan. Su experiencia (y la de los principales ejecutivos de Haval) ayuda a creer en la verdadera existencia de un nicho que puede rentabilizar esta empresa, a pesar de que el mercado aloja cada vez a más actores chinos y productos con silueta de todoterreno.

Las primeras palabras llegaron con la introducción realizada por Mora Peralta Ramos, Gerente de Marketing, que tras unos minutos le dio paso a Omar Daneri, CEO de la División Automotriz del conglomerado, que se encargó de hacer un profundo recorrido por la trayectoria de Car One y repasar sus unidades de negocio. Además de exponer sobre los inicios y recordar las distintas marcas con las que trabajaron, este hizo hincapié en resaltar la ventaja de contar entre sus filas con el Grupo Cat, que es una las compañías de logística más importantes del mundo y facilita la importación de los nuevos vehículos.

Pasado su turno se proyectó un video y llegó el momento de Juan Deverill: otro histórico integrante de la empresa, que actualmente asume la dirección de Haval como presidente de esta firma en Argentina.

Su ponencia fue la más extensa y técnica de la serie, ya que no solo brindó datos generales sino que también se encargó de detallar a los modelos del portfolio. La frase “Haval no es una marca china, es una marca internacional de origen chino” fue su leitmotiv principal y se repitió en varias ocasiones. Por ello hizo énfasis en dar a conocer que los directivos de la casa matriz son de distintas nacionalidades y provienen de otras terminales, además de exhibir un mapa que daba cuenta de la importante presencia internacional de la firma. Y aunque en este brillaba por su ausencia el mercado estadounidense, Deverill se encargó de aclarar que el grupo Great Wall Motors está pronto a desembarcar en el país del norte.

Asimismo, este destacó que ambas marcas son número uno en patentamientos de SUVs y pick ups en China, y que Haval se propuso ser la más exitosa en ventas globales de utilitarios deportivos en el 2025. Por tal motivo contará aquí, en una primera etapa, con diez concesionarios ubicados en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario, Tucumán y Tierra del Fuego, aunque en una próxima instancia planean incorporar otra decena.

La gama de SUVs

La oferta de Haval está compuesta por tres productos. El más chico de ellos es el H1, que corresponde al Segmento B y según la marca compite con los vehículos de estética off-road de este fragmento del mercado, como el VW Suran Cross o el Renault Sandero Stepway. Se ofrece en tres versiones (Comfort, Luxury y Elite), que se diferencian en sus niveles de equipamiento y la inclusión de ESP (disponible en la opción más exclusiva). En todos los casos incluye un motor 1.5 de 16 válvulas con 106 CV y 138 Nm. de torque, que se asocia a una transmisión manual de cinco marchas. Su rango de precios arranca en US$17.500 y se extiende hasta los US$19.000.

El H2 integra el segmento superior (C), por lo que exhibe mayores dimensiones y terminaciones notablemente mejor logradas. De acuerdo a lo expuesto este modelo rivaliza contra la gran cantidad de SUVs chicos, entre los que se destacó al Nissan Kicks y al Honda HR-V. Sus dos configuraciones incluyen ESP de serie y varían principalmente en sus listados de confort y seguridad. Ambas poseen un impulsor naftero 1.5 de 16 válvulas que eroga 141 CV y 210 Nm., que se combina con una caja manual de seis relaciones en la Comfort (US$25.500) o con una automática en el caso de la Luxury (US$29.990).

El tope de gama, al menos por el momento, será el H6 Coupe, ya que en el futuro cercano también llegarán los H6 Sport y el H9. Esta versión de cuatro puertas (“Se denomina así porque a los diseñadores les gusta llamar coupé a todos los coches con ventanas chicas”, bromeó Deverill) pertenece al portfolio del SUV más vendido de China y se ofrece únicamente en la alternativa Dignity, por US$ 38.900. La misma cuenta con un 2.0 de 16 válvulas de 190 CV y 315 Nm., que se acopla a una automática de doble embrague. Entre sus competidores, los directivos resaltaron al Ford Kuga y al Hyundai Tucson. Por último cabe destacar que, al igual que sus hermanos, este producto sólo se equipa con tracción simple.

La familia de pick ups

Existen dos opciones. La Wingle 5 es la más orientada al trabajo, y por ello luce un diseño que cuenta con más antigüedad que el de la Wingle 6, el otro modelo de la oferta.

Con el objetivo de adaptarse adecuadamente a cada necesidad, la primera se ofrece en cuatro configuraciones que pueden adoptar tracción 4×2 o 4×4 y cabina simple o doble. Todas las variantes se motorizan con un diesel common rail de dos litros y turbo con geometría variable, que entrega 137 CV y 305 Nm. y se relaciona a una transmisión manual de seis marchas. Además, el catálogo completo incorpora un destacable nivel de seguridad que incluye doble airbag frontal, frenos ABS con EBD y Brake Assist con discos delanteros y traseros, ESP, HHC (asistencia de arranque en pendiente) y anclajes ISOFIX (en las alternativas doble cabina). Sus precios oscilan entre los US$22.500 de la versión Cabina Simple Standard 4×2 y los US$26.500 de la Cabina Doble Standard 4×4.

Por su parte, la Wingle 6 ostenta un mayor confort (incluye, por ejemplo, sistema multimedia de 8”, climatizador automático y tapizados en símil cuero) para presentarse como una variante más polivalente. Se ofrece en una única configuración (Luxury) con tracción a las cuatro ruedas, el motor de la Wingle 5 (aunque con cinco Nm. extra de torque) y la misma caja de sexta, pero con reductora. Su precio es de US$29.000.

Con ambos vehículos, esta marca buscará robarle patentamientos a todas las pick ups del mercado, ya que, según la visión de Deverill, las Wingle pueden quitarle ventas a las chatas más chicas o compactas (VW Saveiro, Fiat Strada, Fiat Toro) y también pelear por tamaño con rivales de su segmento (Toyota Hilux, VW Amarok, Ford Ranger). Su garantía (al que igual que en todos los Haval) es de tres años o 100.000 kilómetros.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.