Piedra libre para el C4 Cactus regional

Corría marzo en Suiza cuando Linda Jackson, la CEO de Citroën a nivel mundial, develó la noticia más importante para Sudamérica desde el Salón Internacional de Ginebra. Por entonces, la marca del doble chevrón descubría al rediseño del rupturista crossover producido en España, y anticipaba el inicio de su fabricación en Brasil desde el segundo semestre.

Prácticamente dos meses después de aquel discurso, Citroën dio a conocer los primeros renders de la versión zonal de este producto, que si son observados en detalle nos brindan ciertos indicios sobre el futuro del modelo, aunque todavía sean pocas las certezas.

Diseño

Un simple vistazo alcanza para certificar que esta adaptación no lucirá importantes cambios con respecto a la europea. En sus laterales se observa una disminución notable en la cantidad de Airbumps, aquellas protecciones plásticas “infladas” que son un signo de identidad del vehículo. Ahora estas se ubican apenas por encima de los zócalos laterales y abandonan el portón trasero y el frontal, que adopta una parrilla alineada con el family feeling de los automóviles más recientes de la firma. Por otro lado, sus ópticas posteriores son más prominentes y alargadas y se encuadran en un remate enterizo y sin quiebres estéticos.

La principal diferencia con respecto al producido en la planta de Villaverde, Madrid se encuentra en el pilar c. Allí se aprecia una solución distinta que enmarca un vidrio más chico, que dejará de ser basculante para elevarse y descender como uno convencional.

Vista trasera del render difundido

El resultado del restyling, que está lejos de ser muy sutil, genera un look más sobrio y elegante, pero algo menos vanguardista. Asimismo, en donde también se aprecia una renovación notoria es en su posicionamiento, ya que Citroën ahora refuerza en Latinoamérica su aspecto de SUV desde todos sus comunicados. En línea con esta política se informó, además, que sus llantas diamantadas de 17″calzarán neumáticos de uso mixto y que contará con barras de techo.

Motor

Su línea de impulsores todavía continúa sin confirmarse, pero presentaría novedades con respecto al modelo actual, que seguirá en venta hasta finalizar el stock de unidades. Un zoom en las imágenes permite divisar la sigla THP Flex, por lo que se dotaría del conocido motor turbo de 1.6 litros que es apto para usar con etanol (alcohol) en Brasil. Su potencia rondaría los 160 CV, ya que estaría configurado con un caballaje similar al que se puede encontrar en el C4 Lounge, por ejemplo. Dicha mecánica continuará asociándose a una transmisión de seis marchas.

El multipremiado y eficiente 1.2 PureTech, que a partir de sus tres cilindros eroga 110 CV y 205 Nm. de torque, dejaría de ofrecerse con esta renovación. Tampoco se encuentra definida la existencia de variantes más económicas asociadas al 1.6 de 16 válvulas y 110 CV.

Interior y equipamiento

Estas son las áreas en las que la incertidumbre es más grande, porque no se brindaron datos del habitáculo ni se develaron referencias de su composición. Medios brasileños afirman que éste se verá simplificado con respecto a la versión del Viejo Continente. En primer lugar, se da por hecho que el airbag del acompañante dejará de desplegarse desde el techo para alojarse sobre la plancha de instrumentos, por lo que la guantera también sería reubicada. De igual manera, desde aquel país se rumorea que utilizará algunos componentes del último C4 Lounge (el tablero continuará siendo digital, como en este sedán) y los C3 y C3 Aircross, dos productos con los que compartirá la plataforma PF1.

Interior de la versión europea

De igual manera, se espera que la actualización incorpore parte del listado de seguridad activa que agregó su par europeo. Con el rediseño, éste sumó frenado automático hasta 85km/h, lectura de señales de tránsito y alerta de fatiga, aunque el regional asimismo contaría con detector de puntos ciegos y asistencia al estacionamiento.

¿Cuándo se revelará el definitivo?

La planta carioca de Porto Real comenzará a producirlo en el segundo semestre, pero la fecha todavía no está definida. Se estima que este Citroën se estrenará en el país vecino entre septiembre y octubre, días antes de una nueva edición del Salón del Automóvil de San Pablo, que se llevará a cabo en noviembre. Poco tiempo después desembarcará en nuestro país, ya que la compañía informó que estará en sus espacios de venta antes de fin de año.

Precios

Por varios motivos no es descabellado pensar en una reducción de sus precios y en la existencia de una configuración de entrada de gama más accesible. La versión vigente del modelo tributa un 35% de arancel por ser considerado un importado extra zona, e incluye un motor más moderno y menos amortizado que el de la nueva evolución. Además, el equipamiento ofrecido en Argentina está distante de ser el más básico en su continente de origen, por lo que podría prescindir de algunos elementos para lograr un precio más competitivo. A modo de referencia, a principios de mayo y antes de la escalada del dólar, este se comercializaba por $527.500 en opción Shine y por $537.500 en su edición limitada Rip Curl.

Frontal del producto fabricado en España

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.