Resumen del WRC: Ogier se llevó un complicado Rally de México. ¡Mirá el peligroso salto!

La edición número 16 del Rally México, tercera prueba válida por el Campeonato Mundial de Rally, no estuvo libre de adversidades.

Apenas comenzada la competencia, el primer tramo de velocidad lanzada presentó inconvenientes que llevaron a su suspensión. Es que el salto final del clásico tramo urbano de Guanajuato -una pintoresca especial que lleva a los mejores del mundo por las calles y túneles del centro histórico de la ciudad-, provocó que varios autos de la divisional mayor vuelen peligrosamente “de punta” tras picar con el tren trasero. Se trataba de un salto artificial conformado por una rampa, que resultó dañada tras el paso de varios vehículos y obligó a detener la marcha cuando las tripulaciones lideradas por Ott Tänak (Toyota Yaris), Thierry Neuville (Hyundai i20) y Sebastien Ogier (Citroën C3) todavía debían largar. De esta manera, a estos tres binomios se les asignó el tiempo marcado por Kris Meeke (Toyota), quien había sido el último piloto en completar el tramo.

Dos videos del salto en cuestión:

El sábado tampoco estuvo exento de polémica, ya que Esapeka Lappi (Citroën) se despistó en el primer prime matutino y terminó bloqueando parte del camino, cuando aún restaban pasar Latvala (Toyota) y Ogier, quien venía liderando la prueba y perdía tiempo en el tramo tras pinchar una cubierta. Luego de la salida de la bandera roja, ambos recibieron un tiempo virtual que dejó a Meeke como puntero pero ayudó al piloto francés. Dicha acción del comisariato provocó la reacción de Meeke, quien declaró que su ex equipo había utilizado “tácticas sucias” para mantener a Ogier con chances de ganar (más tarde, el piloto norirlandés se retractaría de sus dichos).

El C3 de Lappi, al borde del precipicio tras el trompo.

Asimismo, por la tarde, Andreas Mikkelsen (Hyundai) fue víctima de una tranquera cerrada intencionalmente que detuvo su paso y obligó a su navegante a descender para abrirla nuevamente. Lógicamente, su tiempo fue compensado.

Puerta cerrada para Mikkelsen:

El domingo llegó con Ogier al mando, seguido por Elfyn Evans (Ford Fiesta)Tänak, quienes finalmente intercambiaron posiciones tras el ganador de la competencia. Por último, el Power Stage (el tramo final que otorga puntos extras para el certamen) también terminó en manos del piloto principal de Citroën, que fue seguido por Meeke y Thierry Neuville (Hyundai).

De esta manera, el séxtuple campeón del WRC logró la segunda victoria para el Citroën Total WRT y quedó solo a 4 puntos de la cima del campeonato, propiedad del estonio Tänak.

 

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.