BMW inauguró su fábrica más moderna en México

La planta demandó una inversión de 1.000 millones de dólares. De allí llegará a la Argentina el nuevo BMW Serie 3.

El estado de San Luis Potosí, cuya capital es la ciudad homónima San Luis Potosí, está ubicado en centro norte de México, a unos 400 kilómetros al norte de Ciudad de México. En un páramo semidesértico, BMW decidió invertir más de 1.000 millones de dólares para construir una planta ultramoderna, con capacidad para fabricar 175 vehículos por año.

Vista aérea del predio de 300 hectáreas.

El predio donde está emplazada la fábrica tiene 300 hectáreas (aproximadamente 1,5 por 2 kilómetros, cabrían allí unas 420 canchas de fútbol) y las instalaciones apenas ocupan un 30 % del terreno. Con lo cual, si BMW quisiera y el mercado lo demandara, la capacidad de producción de la planta podría ampliarse. Un dato curioso es que se han instalado 70 mil metros cuadrados de paneles solares y hasta una propia usina eléctrica para el almacenamiento y distribución de esa energía, que se utiliza en las líneas de producción.

En esta vista puede apreciarse la hilera de paneles solares. En total, cubren una superficie de 70 mil metros cuadrados.

Por ahora, el único modelo que se producirá en San Luis Potosí es el nuevo BMW Serie 3, que acaba de llegar a nuestro mercado en su versión producida en Alemania, pero que a partir de 2020 comenzará a llegar desde México. Sin embrago, el modelo flexible de producción en esta nueva planta le permitiría fabricar cualquiera de los modelos de BMW, incluso versiones con propulsión híbrida o totalmente eléctrica.

Desde ahora, entonces, el  BMW Serie 3 produce en tres plantas: en Europa (Alemania), Asia (China) y América (México). De esta nueva fábrica se planea proveer, por el momento, a 40 mercados, de América y otras regiones del mundo.

Aproximadamente el 30 % de los operarios de las líneas de producción son mujeres.

El proceso de producción de esta planta de San Luis Potosí consta básicamente de tres procesos: el armado de la carrocería, la pintura y el ensamble final. La chapa no se estampa allí, sino que viene de proveedores externos (también mexicanos), ubicados muy cerca de la planta. Tampoco el tren motriz se produce en Potosí. En este caso, llegan de Alemania. BMW asegura que no quiere tener sobreproducción de motores a combustión (que tarde o temprano van a ir sustituyéndose por los motores eléctricos), y por eso restringe su producción a Alemania.

A continuación, podrán ver en estos videos los tres procesos de producción, por orden. Primero el armado de la carrocería, que termina con el traslado de esa estructura hacia la cabina de pintado.

Luego, todo el proceso de tratamientos anticorrosión y de pintado de la carrocería.

Desde la cabina de pintado pasa a la línea de montaje final, hasta que sale el Serie 3 terminado. En marcha y rodando hacia las pruebas de calidad finales. Por ahora, de esa línea de montaje salen 35 vehículos cada hora, pero la meta es que al cerrar 2019 esté preparada para fabricar una unidad por minuto (60 autos por hora).

Acerca de Victor Russo 913 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.