Con el DS4 se completa la gama de la marca premium del grupo Stellantis

DISEÑO DE VANGUARDIA. DS Automobiles ofrece ahora en el país cuatro modelos: el DS3 Crossback, el DS7 Crossback, el DS9 y este nuevo DS4. Todos con un estilo sumamente original y sofisticado.

Siempre que presentamos un modelo de la marca DS tenemos que dar explicaciones. Claro, no es Ford ni Mercedes-Benz, es una marca nueva y muchos no la conocen. Recordemos entonces que DS nació como un modelo de alta gama de Citroën, allá por la década el 50 del siglo pasado, que en 2009 se la revive, también como un modelo de la marca del doble chevrón (el Citroën DS3 fue el primero) y que en 2014 es promovida a marca independiente. Se convirtió en la marca premium (de lujo o alta gama) de lo que era el Grupo PSA (Peugeot-Citroën) y ahora lo es del Grupo Stellantis (que conglomera a Fiat, Jeep, RAM, Peugeot, Citroën y DS).

Explicación dada, pasemos a contar cómo es el nuevo DS4. Primero que lo describa Gonzalo Cassina, Director de DS Automobiles Argentina: “El DS 4 está diseñado para redefinir las líneas generales del segmento C-premium. Se dirige a clientes atraídos por dos tipos de siluetas: los nuevos SUV-coupé aspiracionales y las berlinas compactas tradicionales. En cada etapa de su diseño, el trabajo ha estado guiado por la idea de que fuera atractivo en estos dos segmentos”.

El DS4 es un auto de 4,40 metros de largo, 1,83 de ancho y 1,47 de alto que se encuadra en el segmento de los medianos hatchback (el segmento C), pero que por su exclusivo, sofisticado y bellísimo diseño es mucho más que eso. Puede asemejarse a un crossover o a un SUV; básicamente, es un auto espectacular.

También su interior es deslumbrante y original. Así son los DS, esos son sus argumentos para pelear en un segmento de excelencia, dominado por la calidad y la eficiencia mecánica de las marcas alemanas.

Mecánicamente, las dos versiones que se ofrecen del  DS4 llevan un motor 1.6 PureTech de 4 cilindros, con turbo, que desarrolla 215 CV de potencia y 300 Nm de torque a 2000 rpm; con transmisión automática de 8 velocidades y un selector de marchas denominado DS E-Toggle, situado en la consola central.

Ya disponible en los DS3 Crossback, DS7 Crossback y DS 9, el nuevo DS4 también cuenta con la conducción semiautónoma de nivel 2, el nivel más alto de lo que se permite en la ruta hoy en día.

El control de crucero adapta la velocidad en función del tráfico, y tiene la capacidad de pararse y arrancar en los embotellamientos. El sistema también asegura un posicionamiento preciso en el carril de elección del conductor.

El volante está equipado con un sensor de pretensión para saber siempre si el conductor está activo, ya que el conductor sigue siendo el que controla los mandos.

Por supuesto, también cuenta con el frenado autónomo de emergencia (el auto frena solo, automáticamente, si detecta un obstáculo y el conductor no presiona el freno).

Los nuevos «radar corners» permiten otras funciones, como la vigilancia del ángulo muerto a larga distancia (con un alcance de 75 m), y la alerta de tráfico trasero, para evitar una colisión con un peligro en los ángulos muertos.

Un sistema de visión 360° con cuatro cámaras, dos de ellas en los retrovisores exteriores, ayudan también al conductor en las maniobras.

Su sistema de faros matrix Led Vision, además, se adaptan a las condiciones del tráfico, el ángulo del volante, la velocidad y las condiciones meteorológicas, con cinco modos predeterminados: ciudad, campo, autopista, clima severo y niebla. También permiten conducir constantemente con luces altas sin encandilar a otros conductores. Gracias a la cámara colocada en la parte superior del parabrisas, estos proyectores inteligentes adaptan automáticamente sus haces de luz a las condiciones del tráfico con un alcance de casi 300 metros sin deslumbrar.

Los precios del nuevo DS4 son los siguientes: la versión Performance Line, U$S 63.400 y la versión Trocadero, U$S 70.400.

Acerca de Victor Russo 1055 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.