Contacto en la ciudad: manejamos el Audi E-Tron, el primer eléctrico de la marca de los cuatro anillos

Para hacer una prueba de manejo, o test drive como muchos le dicen, generalmente tenemos el vehículo a evaluar durante una semana, para poder usarlo en diferentes situaciones de manejo, en distintos terrenos, medimos el consumo, la performance, etc. Bueno, no fue el caso de esta “prueba” con el Audi E-Tron. Apenas pudimos manejarlo unas horas por la ciudad. Fue lo que se llama un “contacto”. Pero es tan novedoso este primer modelo de Audi 100 % eléctrico, que nos pareció valioso compartir esa experiencia.

Audi E-Tron Sportback.

Lo primero que hay que decir es que el Audi E-Tron se ofrece en dos tipos de silueta. Una SUV tradicional (del tamaño y estilo similar al Audi Q7) y una SUV con el techo que cae hacia la cola, como en una cupé, una clase que carrocería que Audi denomina Sportback y que sería comparable al Q8. Ambos E-Tron tienen detalles estéticos que resaltan su carácter tecnológico y, elegir entre uno y otro, será cuestión de gustos y de funcionalidad. A nuestro juicio, la versión Sportback es más atractiva, pero la SUV tradicional, al tener el techo más alto en la parte de atrás, es más cómoda para los ocupantes de las plazas traseras. Respecto del precio, ambas son accesibles “para pocos”: 204 mil dólares la SUV y 214 mil la Sportback. Ah, pero en la ciudad de Buenos Aires este modelo, por ser ecológico, no paga el impuesto de patente. ¡Ahora sí!

Ya en el puesto del conductor, todo es novedoso. Una especie de pulsador en el lugar donde habitualmente está la palanca de cambios (este auto no tiene cambios) sirve para darle al E-Tron tracción hacia adelante o hacia atrás. Tiene dos pantallas táctiles (en la de abajo hasta se puede escribir con el dedo y esa pieza que está donde iría la palanca de cambios sirve para apoyar la mano) y puede configurarse una especie de “realidad virtual” que nos muestra el vehículo desde afuera en tiempo real, ¡muy futurista!

Esta es la versión SUV, con una silueta más tradicional.

En el volante tiene dos levas, una a cada lado, como habitualmente tienen los autos deportivos para pasar los cambios sin sacar las manos del volante. Pero en este caso, sirven para otra cosa. El E-Tron tiene un sistema de regeneración de energía para recargar las baterías durante el uso. Y ese sistema tiene dos modos. Tocando la leva con el signo + una vez, al dejar de acelerar, el auto avanza con cierta resistencia, como si estuviera un poco frenado. Esa resistencia es la que transforma la energía cinética en energía eléctrica para cargar las baterías. Si volvemos a tocar la leva + la resistencia al avance en mayor y recarga aún más. Con la leva contraria, la del signo –­, vamos “liberando” la resistencia al avance, no recarga, pero tenemos más agilidad.

El poder de aceleración de un auto eléctrico es sorprendente. Y más en este E-Tron, que tiene una potencia. Cuenta con dos motores eléctricos, uno sobre cada eje, y por eso es un vehículo de tracción integral o 4×4. En situaciones de piso seco y pisándolo poco (cuando vamos en ciudad tratando de no gastar las baterías) tracciona solo con el eje trasero, donde lleva un motor de 224 CV de potencia y 355 Nm de torque. Ante pérdidas de adherencia o cuando lo exigimos a fondo, se acopla también el motor del eje delantero, de 184 CV y 309 Nm. Cuando ambos motores trabajan en conjunto el E-Tron cuenta con una potencia de 408 CV y un torque 664 Nm. Vale recordar que los motores eléctricos tienen ese torque máximo (el momento de mayor fuerza de empuje) desde que arrancan (no como un motor a combustión que tiene que alcanzar cierto régimen de rpm para tener esa fuerza) y por esto es que tienen tanto poder de aceleración: la prueba de los 0 a 100 km/h el E-Tron la hace en 5.5 segundos. Y eso que pesa 2.600 kilos, especialmente por todo el conjunto de baterías sobre el piso del vehículo. La velocidad máxima está limitada a 200 km/h. Claro que cuanto más lo exigimos para tener una mejor performance, menos autonomía tenemos. Si se lo lleva con “dulzura”, una carga completa de las baterías puede durar hasta 400 kilómetros. La recarga se puede hacer todas las noches en la casa o, quizás, en el lugar de trabajo. Depende de cada usuario. Audi firmó un acuerdo con Siemens Argentina, para colaborar en la instalación de los cargadores domésticos  y, además, todos los concesionarios de la marca contarán con cargadores.

Cuenta con bocas de carga a ambos lados del vehículo.
Acerca de Victor Russo 990 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.