Lanzamiento Toyota Yaris

img_20161012_130814062_hdr

La marca japonesa presentó su nuevo hatchback que se posicionará por encima del Etios. Impulsado por un motor 1.5 de 107 CV acoplado a una caja CVT, se destaca por su buena calidad, espacio interior y un equilibrado andar. Precio: $347.000.

Toyota redobla la apuesta entre los hatchbacks compactos. Al exitoso Etios, ahora se suma el Yaris, develado en el Salón de Buenos Aires de 2015. Proveniente de Tailandia, llega para achicar la brecha entre aquel y el Corolla, compitiendo en el segmento B/B+. Por el momento se ofrece en una única versión, pero más adelante y dependiendo de la demanda, podría ampliarse la gama. Estas son sus principales características:

Toyota Yaris
Toyota Yaris

Diseño:

A nivel estético, el Yaris luce moderno, aunque sin dejar de lado la sobriedad que caracteriza a la marca japonesa. En la trompa llaman la atención la parrilla trapezoidal –unida a la toma de aire central por un listón negro- y los faros (halógenos) alargados, que dibujan una mirada agresiva, rasgo que le da cierto aire sport. El lateral presenta líneas fluidas, con el detalle particular de que el pilar C posee un aplique oscuro, que une las ventanillas con la luneta trasera. Las llantas de aleación son similares a las del Etios, montadas sobre neumáticos de medida 165/60R15. Asimismo, la personalidad de la parte trasera está dada por los grandes faros en forma de C.

Destacado: Dimensiones:

  • Largo: 4.115 mm
  • Ancho: 1.700 mm
  • Alto: 1.475 mm
  • Entre ejes: 2.550 mmimg_20161012_140102592_hdr

Interior y equipamiento:

Pasando al interior, lo primero que se percibe es una muy lograda ambientación, con plásticos que si bien son duros, son agradables al tacto y de muy buena calidad. Todo prolijamente tapizado y bien terminado, sin detalles de chapa o rebabas a la vista. Como en los últimos Toyota, cuenta con varios apliques satinados y símil aluminio. El tablero está formado por tres grandes esferas con instrumentos analógicos (tacómetro, velocímetro y nivel de combustible, no de temperatura) y un pequeño display para la computadora de a bordo con indicador Eco. En el centro, una pantalla táctil de 7” –similar a una tablet- para el sistema multimedia, con lector de CD/MP3/USB/SD/Micro HDMI/Bluetooth y compatibilidad para smartphones.

Ofrece una amplia habitabilidad, tanto adelante como atrás –con piso plano-, y numerosos portaobjetos/posavasos. El baúl, de 326 litros de capacidad, es uno de los más grandes del segmento. Además, los asientos traseros pueden rebatirse (60:40).

Disponible en un solo nivel de equipamiento (intermedio, según aclararon los directivos de la marca japonesa), la dotación se compone de aire acondicionado (manual), cierre centralizado con mando en la llave, asiento del conductor regulable en altura, levantavidrios (4) y espejos eléctricos, sensores de estacionamiento traseros, apertura interna del tanque de combustible, volante multifunción y el mencionado sistema multimedia. En cuanto a seguridad: doble airbag, frenos con ABS/BA, luces de circulación diurna (DRL), faros antiniebla traseros, alarma perimetral, anclajes Isofix (2), apoyacabezas y cinturones de seguridad inerciales en todas las plazas. No incorpora control de estabilidad (ESP).

Mecánica:

El propulsor elegido para nuestro mercado es el 2NR-FE (el mismo que el del Etios), es decir, un naftero de 1.5 litros, con tapa de 16 válvulas, distribución variable Dual VVTi y doble árbol de levas a la cabeza, que desarrolla 107 CV y 140 Nm de torque. Este motor está asociado únicamente a una caja automática CVT (de variador continuo), que al utilizarla en modo secuencial simula 7 marchas.

Precio:

El Yaris se comercializa a $347.000, un valor promedio -teniendo en cuenta su origen extrazona- frente a sus competidores directos (Ford Fiesta Kinetic, Chevrolet Sonic), con una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros. Apunta principalmente a los que ya son clientes de la marca, pero aún no podían permitirse dar el salto hacia un Corolla o buscaban un vehículo de dimensiones más acotadas, y también a atraer nuevos compradores, ganando terreno poco a poco como pasó con el Etios. De repetirse el éxito, podría fabricarse en Brasil.

Recuadro:

En marcha:

El evento de presentación, realizado en La Rosa Negra, incluyó un breve test drive alrededor del Jockey Club de San Isidro para tener un primer contacto con el Yaris. Comenzando por la posición de manejo, es muy fácil sentirse a gusto a bordo, dadas las múltiples regulaciones de la butaca (en altura, longitudinal e inclinación del respaldo), aunque el volante sólo lo hace en altura. El instrumental es claro, pero tanto el acrílico de los relojes como su marco cromado producen reflejos que dificultan su lectura. Una vez más, elogiamos la calidad de los materiales y la prolijidad de todo el interior, allí también cobra protagonismo otra de sus virtudes: la insonorización, ofreciendo un andar silencioso en todo momento. El conjunto motor/caja le sienta realmente bien al hatch. Al ser una transmisión CVT, las aceleraciones son continuas, sin interrupciones, y no evidencia patinamientos. Por último, resta señalar el equilibrado reglaje de las suspensiones, muy cómodas en baches o empedrados y con la firmeza justa, al igual que la dirección (eléctrica), dócil y precisa ante cualquier maniobra.

 

Acerca de Victor Russo 973 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.