Jeep Commander. El SUV de 7 plazas suma una versión 4×2 con motor naftero

MÁS “ECONÓMICO”. Esta variante naftera de tracción simple cuesta $ 10.919.300, mientras que la versión equivalente con motor turbodiésel y 4x4 se vende a $ 12.665.100.

La marca de las siete ranuras amplía su oferta y lanza al mercado argentino una nueva motorización naftera en la versión Limited del Jeep Commander. Hasta ahora, el Jeep Commander solo se comercializaba en dos versiones 4×4, con motor turbodiésel (2.0 de 170 CV y 380 Nm de torque) y caja automática-secuencial de 9 marchas: Limited TD380, $ 12.665.100; Overland TD, $ 14.596.600. Esta nueva variante naftera es más “económica”: Limited T270, $ 10.919.300.

Los motores diésel, salvo en utilitarios y pickups, son cada vez menos utilizados en los modelos que se ofrecen en nuestro mercado. Podría decirse que Jeep es la única marca que los sostiene, en una variante del Compass y en este Commander, que incluso hasta ahora únicamente ofrecía versiones diésel.  Esto es así por varias razones. Una es porque los motores nafteros fueron ganando en eficiencia, y ahora consiguen grandes valores de potencia y torque con muy baja cilindrada y, por consiguiente, consumos de combustible contenidos. Un claro ejemplo este motor turbonaftero del Commander, un 1.3 litros de 175 CV y 270 Nm de torque. Y a esto hay que sumarle que los diésel ya no son tan convenientes respecto del costo de uso, porque por sus restricciones en materia de emisiones de escape, deben utilizar filtros que le exigen el uso de gasoil de alto grado, que es más caro que la nafta súper.

Por otro lado, el costo de construcción de un motor diésel es mayor al de un naftero. Y, por último, como en Brasil no usan los motores diésel para automóviles (lo usan sólo en utilitarios y camiones), no se producen allí. Entonces, cuando un modelo fabricado en Brasil, como estos Jeep o tantos otros, quieren ofrecer una versión diésel para la Argentina, deben importar ese motor de Europa, lo que encarece aún más el modelo.

Por todo esto, el camino hacia la electrificación será sin motores diésel. Dentro de poco, ya no habrá autos o SUV diésel. La transición será naftero; híbrido (naftero + eléctrico); 100% eléctrico.

En ese sentido, Jeep presenta esta variante naftera del Commander fabricado en Brasil. Proveniente de la misma planta de donde salen la Fiat Toro y los Jeep Renegade y Compass, en el estado de Pernambuco.

Recordemos que el Commander es el más grande de los SUV brasileños. Más largo que el Compass y con tres filas de asientos, lo que le permite llevar hasta 7 pasajeros con sus respectivos cinturones de seguridad.

El equipamiento de este Commander Limited T270 es idéntico al del Limited TD380. La única diferencia entre ambas versiones se da en el túnel de la transmisión, donde la versión TD380 integra los comandos de doble tracción que no están disponibles en la versión T270.

La pantalla táctil de 10,1” es estándar para todas las versiones, la misma permite espejar las aplicaciones Android Auto y Apple CarPlay sin necesidad de un cable físico. El tablero de instrumentos del conductor es full digital de 10,25’’, brinda la capacidad de acceder a múltiples informaciones del sistema y de personalizar la lectura en función de las preferencias del usuario.

La seguridad y protección de los ocupantes queda reflejada en todos los componentes de seguridad activa y pasiva disponibles. El vehículo ofrece de serie siete airbags en todas las versiones: dos frontales, dos laterales, dos de cortina y uno para las rodillas del conductor.

También incorporan todas las funciones de asistencia inteligente a la conducción (ADAS) como Control de Crucero Adaptativo, Alerta de Colisión con frenado automático, Detección de Punto Ciego y Tráfico Cruzado, Alerta de Cambio de Carril, Frenado de Emergencia ante detección de peatones, ciclistas o motociclistas, Detector de Fatiga para el conductor, Reconocimiento de Señales de Velocidad y Asistente semiautomático de estacionamiento.

Acerca de Victor Russo 1090 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.