Audi A4, un sedán de estilo deportivo con tecnología híbrida «suave»

Dynamic photo, Colour:Terra gray

La renovada edición de este clásico de los sedanes de alta gama llega con un estilo más deportivo e introduce una nueva clase mecánica, conocida como mild hybrid.

Este tipo de hibridación suave funciona del siguiente modo: además del motor convencional a combustión interna (en este caso un naftero turbo de 2.0 litros, 190 CV de potencia y 320 Nm de torque) tiene otro pequeño motor eléctrico, que no le da propulsión a las ruedas (como sí pasa en los híbridos completos como, por ejemplo, el Toyota Prius), pero sirve para mantener activas todas funciones eléctricas del auto (dirección asistida, controles de tracción y estabilidad, climatizador, etc.) cuando, en los casos que el conductor deja de acelerar, el motor a combustión se apaga para ahorrar combustible. Es decir, sin el motor naftero encendido, el auto sigue avanzando por inercia y el motorcito eléctrico mantiene activas las funciones de seguridad y confort. El motor o generador eléctrico es de apenas 48 voltios (los motores eléctricos de los híbridos completos son de más de 200 voltios) y está alimentado por una batería de iones de litio de 12 voltios.

La marca asegura que con esta hibridación suave se pueden ahorrar, en el funcionamiento diario, alrededor de medio litro de nafta cada 100 kilómetros. También ayuda a reducir las emisiones de CO2. Y, justamente por ser un vehículo más “verde”, recibe una serie exenciones impositivas. Audi Argentina puede importarlo sin pagar el 35 % de arancel que pagan todos los vehículos que se traen de países fuera del Mercosur (sólo paga un 5 %, igual que los híbridos completos) y conseguir un precio al público algo menor. Sigue siendo caro (US$ 57.900), por la marca y porque viene con un altísimo nivel de equipamiento. Pero, además, determinadas provincias del país ofrecen para esta clase de automóviles (híbridos, eléctricos y también mild hybrid) un beneficio en el pago del impuesto a la patente. En Mendoza, por ejemplo, pagan el 50 % de lo que deberían. Para completar su mecánica, por el momento se ofrece en una única versión con caja automática de doble embrague de siete marchas y tracción delantera.

Respecto de la conectividad, el nuevo sistema multimedia del A4 ofrece una experiencia a bordo similar a la de un teléfono inteligente. La pantalla táctil MMI con retroalimentación acústica evoluciona las funciones que ejercía el control giratorio/pulsador anterior que estaba ubicado en la consola central. La pantalla TFT de alta resolución mide 10.1 pulgadas. Sus gráficos son claros y sencillos. El menú con sus diferentes opciones puede ajustarse a los gustos de cada usuario y ofrece una experiencia de operación muy intuitiva. Las búsquedas devuelven resultados de manera rápida y sencilla. El control de voz, en lenguaje natural, es otra función del nuevo sistema que comprende muchas de las frases utilizadas en el habla cotidiana.

Además de esta pantalla en el centro del panel frontal, también equipa el Virtual cockpit plus, con pantalla color Full HD de 12,3 pulgadas, que hace las veces del tablero de instrumentos detrás del volante. Este ofrece tres opciones de visualización: Dynamic, Sport, y una representación Clásica.

Se ofrece por el momento en una única versión, con un equipamiento muy completo, que incluye: Audi drive select, Audi soundsystem, butacas tapizadas en combinación de cuero y Leatherette, asiento del conductor con ajuste eléctrico, climatizador automático confort de 3 zonas, retrovisores exteriores con ajuste eléctrico y térmicos, Audi Smartphone interface compatible con Apple y Android, volante deportivo de cuero en diseño de 3 radios con multifunción plus, Confort Key con desbloqueo del portón trasero controlado por sensor, sensores de estacionamiento delanteros y traseros con cámara de marcha atrás, luces delanteras y traseras en tecnología LED y llantas de aleación de 10 brazos con neumáticos 245/40 R18, entre otros elementos. Su precio: 57.900 dólares.

Acerca de Victor Russo 972 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.