Probamos el Citroën C5 Aircross, el SUV más confortable de su clase

El Citroën C5 Aircross es un SUV (Sport Utility Vehicle) que llega importado de Francia, de diseño rupturista, al lo Citroën, y con un confort interior y de marcha que lo colocan al tope de su categoría. Se ofrece en una única versión, por 48.395 dólares.

Este es SUV del segmento mediano. La misma categoría en la que compiten, por ejemplo, el Ford Kuga, el Toyota Rav4 o el Honda CR-V. Pero, además, en este mismo segmento nos encontramos con otros dos vehículos muy emparentados con el C5 Aircross: el Peugeot 3008 y el DS7 Crossback. Recordemos que el grupo PSA lo componen las marcas Peugeot, Citroën y DS, por lo cual es entendible que los tres SUV compartan plataforma y mecánica. Aunque se diferencian por sus estilos. Mientras el Peugeot 3008 es un modelo elegante, que aspira a la alta gama, y el DS7 es ultra sofisticado y definitivamente premium, el Citroën C5 Aircross se distingue por su diseño de vanguardia y por un confort interior y de marcha excepcionales.

Así como sobresale en el tránsito un Citroën C4 Cactus, lo mismo pasa con este C5 Aircross. Y en tiempos de autos muy parecidos unos con otros, es saludable encontrarse con un Citroën. También el interior del C5 Aircross es particular. Desde el panel frontal (tablero digital incluido) hasta los asientos: cinco butacas individuales (atrás tiene tres asientos iguales), con un diseño original que combina cuero y tela.

La modularidad del interior es uno de los fuertes de este SUV. Cada una de las butacas de la segunda fila puede correrse hacia adelante o plegarse para aumentar la capacidad de carga del baúl. Con el máximo espacio para los cinco pasajeros, el baúl tiene una capacidad de 580 dm3 o litros, pero con la segunda fila plegada puede alcanzarse un volumen de carga de hasta 1.630 dm3.

Además de que las butacas son muy cómodas, el confort de marcha se consigue por otros dos aspectos de este vehículo: la insonorización del habitáculo y las suspensiones con amortiguadores hidráulicos. Una combinación que hace que nos sintamos como dentro de una nube. Ni pisos desparejos ni ruido de motor pueden incomodar a los ocupantes de un C5 Aircross. Este es su punto más fuerte.

Copyright AGNIESZKA DOROSZEWICZ @ Continental Productions

La mecánica es la misma que usa el grupo PSA hace un tiempo. Un motor 1.6 THP (turbo de alta presión) de 165 CV de potencia, acompañado de una caja automática de 6 marchas. Se consigue una buena performance: 8,5 segundos para los 0-100 Km/h y 200 km/h de velocidad máxima; con un consumo razonable: 7,5 litros cada 100 kilómetros en ruta y unos 11,5 L/100 en ciudad. Para viajar, por supuesto, es mejor la variante turbodiésel, que ofrecen sus “hermanos” de Peugeot o DS, porque con esa motorización se consigue una mayor autonomía. En Europa ya hay variantes híbridas (motos a combustión combinado con otro eléctrico) del C5 Aircross, así que es probable que pronto se ofrezca también acá esa posibilidad. Respecto del equipamiento, hay que decir que es súper completo en el rubro seguridad, con sistemas autónomos incluidos, mantenimiento de carril o frenado automático de emergencia (ante un obstáculo frena solo, si el conductor se distrae y no pisa el freno), y reconocimiento de señales de velocidades máximas. Sí, es algo caro. Pero es un gran SUV.

Acerca de Victor Russo 979 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.