Test drive: Peugeot 208, calidad «made in Argentina»

Un diseño moderno siempre llama la atención. Y así lo comprobamos en esta prueba durante una semana del nuevo Peugeot 208 nacional. “Se paraban pa’ mirarte” como dice el tango de Discépolo. Y es que el nuevo 208 es realmente muy atractivo.

Es idéntico al 208 europeo, que es el actual “Car of the Year” del viejo continente. Fue la última creación del diseñador  Gilles Vidal para la marca del León, porque acaba de ser contratado por Renault. En la trompa, como signos distintivos, sobresalen los dientes de león que nacen bajo las ópticas principales, que son, en realidad, luces diurnas de leds. Son tan representativos del nuevo 208 que, si uno compra la versión de entrada de gama, la más económica ($ 1.246.600), que no los trae de serie, los ofrecen como opcionales, por 25 mil pesos.

Es un poco más largo y más ancho que el 208 anterior, y también más bajo. Por eso su silueta es más agresiva, más deportiva. La única diferencia con el actual 208 europeo es el despeje del suelo. El nuestro está entre 10 y 12 milímetros (según la versión) más separado del piso, para que no se golpee el chasis en los “pozos sudamericanos” (recordemos que se fabrica en la Argentina pero se exporta a varios países, principalmente a Brasil).

Otro de los puntos fuertes del nuevo 208 es su calidad. Los materiales y la fabricación son excelentes. Sin ruidos de encastres, dando una gran percepción de solidez. Y hay que decir que esa solidez no es solo una percepción, ya que una estructura con buena rigidez torsional, como la de este 208, permite la instalación de un sistema de suspensiones equilibrado, capaz de absorber las imperfecciones del camino para lograr es típico confort de marcha Peugeot, lo en la calle se conoce como “buen andar” y, la vez, brindar la suficiente seguridad para un manejo más deportivo, manteniendo la estabilidad del auto a altas velocidades y en curvas.

Después de tantos elogios, es necesario un pequeño “palito” para el motor. Una plataforma de última generación, que permite una puesta a punto brillante del chasis, merecía un motor más moderno y potente. Este 1.6 de 115 CV es el mismo del anterior 208. Un motor que tiene sus años y se nota, especialmente, en que torque (momento de mayor fuerza de empuje). Recién a partir de las 4.000 rpm empieza a mostrar sus garras, pero también se dispara un poco el consumo. Desde el panel frontal, puede cambiarse el modo de conducción: “eco”, “normal” o “sport”. En el modo sport el motor responde mejor, pero por supuesto va a gastar más. Lo recomendable es usar este modo en ruta, ya que la seguridad a la hora de un sobrepaso es más valiosa que un litro de nafta.

En modo “eco”, en ruta, a 120 km/h constantes, gasta cerca de 7.5 litros cada 100 kilómetros. A esa velocidad y en sexta marcha, el motor trabaja a 3.000 rpm. Si ponemos modos “sport” las rpm suben y el consumo puede llegar, a la misma velocidad, a unos 9 litros cada 100, pero la respuesta del acelerador cambia totalmente.

Todos esperábamos que el nuevo 208 lleve el motor 1.2 de tres cilindros, con turbo, que consigue 130 CV de potencia, pero por un tema de costos se le hizo imposible a la filial local usar ese propulsor. Sí, la versión base, tiene el motor 1.2 tricilíndrico, pero sin turbo, de 82 CV. Que seguramente gaste poco, pero empuje menos…

Volvemos a los elogios. El equipamiento de seguridad es completísimo. Con airbags frontales y laterales, control de estabilidad ESP y asistencia al arranque en pendiente en  todas las versiones. Además, esta versión tope de gama, denominada Feline, agrega las asistencias a la conducción: lectura de carteles de velocidades máximas (lo refleja en el tablero), advertencia de cambio involuntario de carril y freno autónomo de emergencia, son las más destacables. Claro que esta versión cuesta 1.936.200 pesos. Si bien en el segmento B hay muchas opciones en nuestro mercado, podríamos posicionar, por modernidad y precios, al nuevo Peugeot 208 (con versiones desde $ 1.246.600 hasta $ 1.936.200) para competir más directamente con los Chevrolet Onix (de $ 1.139.900 a $ 1.604.900), Volkswagen Polo (de $ 1.326.050 a $ 1.930.300) y Toyota Yaris (de $ 1.200.000 a 1.650.000).

Acerca de Victor Russo 979 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.