Scania presentó el primer colectivo 100 % a GNC para la línea 132 de Buenos Aires

Un bus Scania propulsado 100 % a Gas Natural Comprimido fue presentado en el marco de las pruebas que la compañía viene realizando en materia de movilidad urbana con combustibles alternativos. El bus a GNC se suma a otro bus propulsado a biodiésel que ya se encuentra circulando desde diciembre. Nuevamente la Línea 132, de la empresa Nuevos Rumbos S.A, será la encargada de operar el colectivo.

Combustibles alternativos. Desde diciembre de 2018 ya opera el 132 a biodiésel. Ahora se suma el propulsado a Gas Natural Comprimido.

El bus a GNC está equipado con un motor Scania 9 Litros, cinco cilindros y una potencia de 280 cv, lo que otorga un alto torque a bajas revoluciones y asegura un menor consumo de combustible. El nivel de ruido emitido es considerablemente más bajo, al mismo tiempo que otorga más confort, robustez, durabilidad y una autonomía de 290 kilómetros.

“Los buses urbanos Scania son pensados como soluciones durables, de bajo costo operativo, y amigables con el medio ambiente. Es por eso que esta iniciativa demuestra una vez más que nos encontramos liderando el cambio hacia un sistema de transporte sustentable”, comenta Andrés Leonard, Director General de Scania Argentina.

Scania ha trabajado en el desarrollo de productos -camiones, buses y motores industriales- propulsados a gas desde hace varios años. En Colombia, recientemente se han entregado casi mil unidades Euro 6 a gas para el sistema BRT de la ciudad de Bogotá, denominado Transmilenio. Es por ello que se ha desarrollado un motor de ciclo Otto fabricado específicamente para este tipo de combustible. “Venimos trabajando desde hace tiempo con este tipo de pruebas en buses urbanos y podemos afirmar que el costo operativo de los buses a GNC, en comparación a los dieses, es un 37 % menor. Ofrecemos una solución sustentable y con el menor costo operativo” agregó por su parte Jorge Vittar, Gerente de Buses de Scania Argentina.

Acerca de Victor Russo 866 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos, del diario Clarín, que dirigía Jorge Fernández Morano. En 2004 se convirtió en el editor del suplemento Autos, cargo que ocupó hasta 2019.