Seguridad: tres vehículos nacionales con excelentes calificaciones en las pruebas de choque

El organismo Latin NCAP evaluó tres modelos que se producen en la Argentina y obtuvieron una muy buena calificación. La prueba de choque o crash test lo que mide es cómo el vehículo, con su estructura y los airbags, protege a sus ocupantes en una colisión. La simulación se hace con unos muñecos denominados dummies, que cuentan con sensores para brindar información de los impactos que reciben. La máxima calificación que puede recibir un vehículo es “5 estrellas”, y se evalúa la protección para los ocupantes delanteros (conductor y acompañante) y para los traseros (niños sentados en sus sillas reglamentarias).

Recordemos que estas pruebas se iniciaron en 1996 en Europa, como parte del Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos, que se denominó Euro NCAP (European New Car Assessment Programme). Euro NCAP es un organismo que sigue vigente en el viejo continente, apoyado por varios gobiernos, muchos fabricantes importantes y organizaciones relacionadas con el sector automoción de todo el mundo. En 2010, en nuestra región se creó con la misma finalidad, la de ver cuánta seguridad brindan los autos que se fabrican y comercializan en América Latina y el Caribe, el Latin NCAP.

En esta oportunidad, en una nueva tanda de pruebas de choque, le tocó el turno a tres modelos que se fabrican en Argentina: el Chevrolet Cruze y las pickups Toyota Hilux y Nissan Frontier. Y en los tres casos los resultados fueron satisfactorios, con algunos puntos muy altos, según informó Latin NCAP.

En el caso del Cruze, que es producido en Rosario, provincia de Santa Fe, alcanzó las cinco estrellas para la protección de ocupante adulto y cuatro estrellas para protección de ocupante infantil. El modelo de Chevrolet había sido evaluado por la misma entidad en 2018, cuando logró cuatro estrellas para ambas tipos de ocupante

El impacto lateral de poste no fue realizado en aquel momento, ya que el modelo no contaba con las bolsas de aire de cortina como equipamiento estándar. Pero al agregar más elementos de seguridad, como los airbags laterales y de cortina, se aumentaron las pruebas y se incluyó el impacto lateral de poste, lo que le permitió alcanzar las cinco estrellas para protección de ocupante adulto.

Respecto de la protección de ocupante infantil, el Cruze no logró las cinco estrellas debido a que la señalización de los anclajes ISOFIX para las sillas infantiles no cumplen con los requerimientos de Latin NCAP y, en el impacto frontal, la protección al dummy de tres años puede ser mejorada, según informó la entidad.

La pickup Toyota Hilux doble cabina y su versión carrozada SW4, ambos modelos fabricados en la localidad bonaerense de Zárate, renovaron bajo el último y más estricto protocolo de evaluación las cinco estrellas para protección de ocupante adulto e infantil.

Desde este año, las Hilux doble cabina y el SW4 agregaron más elementos de seguridad, lo que les permitió conservar las cinco estrellas alcanzadas en las pruebas que se les habían realizado en 2015 con un protocolo menos exigente.

Por su parte, la Nissan Frontier doble cabina, que se fabrica en la provincia de Córdoba, alcanzó las cuatro estrellas para protección de ocupante adulto e infantil. La camioneta de la marca japonesa cuenta con dos bolsas de aire frontales y ESC como equipamiento estándar.

La estructura fue calificada al límite como inestable, sin embargo, se notó que tiene una buena proyección y desarrollo detrás, y que podría mejorarse. La falta de protección lateral para cabeza como estándar limitó al vehículo para ser evaluado en el impacto lateral de poste y por lo tanto no puede alcanzar las cinco estrellas. La protección ofrecida al dummy de tres años, al igual que la falta de posibilidad de desconexión de la bolsa de aire del acompañante, limitó al vehículo a obtener una mayor puntuación. Pero el resultado es igual muy satisfactorio y esto le da argumentos para seguir mejorando.

Acerca de Victor Russo 925 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.