Test Volkswagen Scirocco GTS: Vendaval de sensaciones

Con un sutil rediseño, sumado a un paquete estético que no lo hace pasar desapercibido, el Scirocco regresó a nuestro mercado a mediados del año pasado. Evaluamos esta picante versión GTS, con motor de 211 CV, caja DSG de 6 marchas y un espectacular sonido que emana de su doble salida de escape.

Todos alguna vez soñamos con tener un deportivo en nuestro garaje, por prestaciones, por estilo… esta clase de autos tienen ese no sé qué que tanto nos atrapa. Pero muchas veces su precio o su poca funcionalidad hacen que terminemos desistiendo de adquirirlo, optando por un 5 puertas o un sedán.

La vuelta del Scirocco, en una única versión denominada GTS y que todavía no habíamos podido probar, fue la excusa perfecta para cumplir por unos días ese sueño de ver una coupé estacionada en el garaje, aunque sea el de la redacción… ¿Podrá convencernos de que es apto para un uso diario? Aquí nuestro análisis y respuesta.

Diseño:
Presentado mundialmente en 2008, el Scirocco representó la vuelta de la marca a las coupés deportivas y un soplo de aire fresco en cuanto a estilo. Si bien no abandonaba la habitual sobriedad alemana, su diseño era bastante distinto a lo que VW nos tenía acostumbrados, con detalles como por ejemplo el logo ubicado sobre el capot y una línea lateral ascendente y que se ensanchaba hacia atrás, con cierta inspiración en las shooting brakes. Aunque estaba basado en la plataforma del Golf V, conseguía diferenciarse muy bien estéticamente del hatchback.
En nuestro país, el Scirocco arribó en 2012 y desde un primer momento logró una muy buena aceptación. Sin embargo, debido a los impuestos internos y limitaciones a la importación fue discontinuado un par de años después. Pero volvió en 2016 y con su versión más vitaminada:
Con un sutil restyling de por medio, la variante GTS acentúa la deportividad del Scirocco. Paragolpes delantero R-Line (símil Golf GTI), llantas de aleación de 18 pulgadas, doble salida de escape y dos franjas en color mate delineadas en rojo le dan un aspecto mucho más agresivo. Realzan el conjunto las ópticas delanteras de xenón con luces diurnas de Led y los faros traseros rediseñados, también de Led.
Con unos años en el mercado, ya no causa la misma sorpresa que cuando fue novedad, pero sí llama mucho la atención, especialmente por el look distintivo de este GTS.

Interior:
Al igual que el exterior, puertas adentro también recibió una pequeña actualización: nuevo volante deportivo, multifunción, con emblema GTS; salidas de aire centrales rediseñadas y butacas deportivas tapizadas en tela, con un bordado específico para esta versión y costuras rojas.
El instrumental es el habitual de Volkswagen: cuatro indicadores de aguja (dos más grandes, tacómetro y velocímetro, y dos más pequeños, para el nivel de combustible y la temperatura del refrigerante) más un display en el medio para la computadora de a bordo, sobrio y legible.
Otra novedad importante es la incorporación del equipo de audio Discover Media, con pantalla táctil de 6,5 pulgadas, navegador, reproductor de CD/MP3, fichas USB/SD/Aux/, bluetooth y App Connect, compatible con smartphones. Es fácil de utilizar, la interfaz es rápida y posee un excelente sonido, pero carece de cámara de marcha atrás. En su lugar cuenta con Park Assist, que mediante los sensores de estacionamiento nos advierte de la cercanía de algún objeto.
Todos los mandos se encuentran al alcance del conductor y son de uso intuitivo, imposible confundir las perillas de climatización con las de audio como sí pasa en algunos autos.
Mención aparte para los tres indicadores extra (temperatura de aceite, cronómetro con reloj digital y presión del turbo), ubicados encima de la consola central, que además de agregar información le dan un aspecto más racing.
Los plásticos son de calidad y tacto muy agradable, con una correcta terminación, nada que objetar en ese sentido.
Cuenta con varios portaobjetos de distinto tamaño, entre ellos una gran bandeja ubicada debajo del apoyabrazos central.
Adelante, el espacio disponible es muy amplio. Las butacas poseen múltiples regulaciones (longitudinal, lumbar y en altura), mientras que el volante sólo regula en profundidad. Aún así se consigue una cómoda posición de manejo, con buena visibilidad hacia el frente y los laterales, pero más comprometida hacia atrás, por los grandes apoyacabezas.
Las cosas cambian en las plazas traseras, con muy poco espacio, tanto para las piernas como en altura. El acceso también resulta complicado debido a la baja altura del auto.

Equipamiento:
A lo ya mencionado, se suman entre otros ítems, climatizador automático bizona (de excelente funcionamiento), sistema de acceso sin llave y encendido por botón, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, encendido/apagado automático de luces y limpiaparabrisas, levantavidrios eléctricos, techo solar y espejo retrovisor antiencandilamiento.

Seguridad:
Muy completo en este rubro, con seis airbags (frontales, laterales y de cortina), frenos a disco en las cuatro ruedas con ABS/EBD, control de tracción y estabilidad, bloqueo electrónico de diferencial, detector de fatiga, anclajes Isofix y sensor de presión de los neumáticos.

Mecánica:
El Scirocco regresó a nuestro mercado con una única configuración mecánica disponible, la más potente de la gama: el conocido motor naftero 2.0 TSI de 211 CV, con un torque de 286 Nm, asociado a una transmisión automática DSG de doble embrague y 6 marchas, con modo Sport y levas al volante. La tracción, obviamente, es delantera.

En marcha:
La primera impresión que nos da el Scirocco GTS es que es de esos autos que se adaptan perfectamente a cualquier conductor, bastan algunos metros para sentirse cómodo con el vehículo. En eso tiene mucho que ver la posición de manejo, pero también otras características, como una dirección muy precisa y con el tacto justo, no da la sensación de ser artificial o sobreasistida.
El motor responde inmediatamente al pisar el acelerador, sin ningún retardo, ayudado por la eficaz transmisión DSG. El paso de marchas es rápido y apenas perceptible.
En la posición D, la caja se comporta como la de cualquier otro vehículo automático, dócil y tranquilo como para circular en un tránsito normal, siempre priorizando el bajo consumo. Pero es en la posición S (Sport) donde verdaderamente se disfruta de este Scirocco, ahí es cuando nos entrega ese vendaval de sensaciones que mencionamos en el título. El cambio de marchas se realiza a unas 3.500/4.000 rpm, mejorando no sólo la respuesta sino también entregándonos un sonido encantador a través de la doble salida de escape, que invita a seguir acelerándolo o a esperar a una curva para escuchar un rebaje. Para los fierreros, es una melodía que por unos instantes nos hace olvidar de la rutina diaria y nos hace disfrutar cada minuto que pasamos manejando “nuestro” GTS.
Cabe recordar que debajo del capot hay 211 CV y un muy buen torque de 286 Nm disponible desde apenas 1.700 rpm, por lo que las aceleraciones son destacables, logrando el 0 a 100 en sólo 6,9 segundos y una velocidad máxima de 240 km/h.
Las suspensiones, como es de esperarse, son bastante duras y el despeje es reducido, por lo que hay que transitar con cuidado en calles con pozos, desniveles o badenes, pero esa configuración deportiva hace que brille en autopistas y sobre asfalto parejo, mostrándose firme y muy seguro. Inclusive con lluvia intensa, como nos tocó al momento de retirar el auto de las oficinas de VW, todo el tiempo se tiene la impresión de ir sobre rieles.

Conclusión:
Con un precio de U$S 49.000, está claro que es un «capricho» para pocos. Respecto a su principal rival, el Renault Mégane R.S. (a $730.000, prácticamente agotado), el VW es mucho más cómodo para el uso diario y logra un desempeño bastante similar. Ahora, ¿Vale la pena pagar la diferencia frente a un más conservador y moderno Golf VII GTI? Si no necesita de la versatilidad que significa poseer 5 puertas y gusta de un diseño más llamativo, el Scirocco GTS es una excelente opción para ir a trabajar todos los días y anotarse en un Track Day un fin de semana. Como ya dijimos, su principal limitación está en el poco espacio en las plazas traseras -algo común en una coupé- y a pesar de ser de tener una plataforma de generación anterior, sigue estando a la altura y demostrando que todavía tiene mucho para dar.

Los más:

  • Comportamiento dinámico
  • Combinación motor-caja
  • Diseño
  • Equipamiento

Los menos:

  • Espacio en plazas traseras
  • Auxilio temporal

Detalles: 

  • Guantera refrigerada, con luz y cerradura.
  • Parasoles con luz y espejo.
  • No dispone de cámara de marcha atrás.
  • El techo panorámico no es corredizo, sólo se levanta hacia arriba.
  • Buena capacidad del baúl.
  • El volante se regula en profundidad pero no en altura.
Acerca de Victor Russo 973 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.