Ya se vende el C5 Aircross, un SUV al estilo Citroën

Es un SUV mediano que lleva en su «sangre» el ADN Citroën: un estilo original y reconocible (algo muy valorable en tiempos de autos «parecidos»), suspensión hidráulica, mucha tecnología de confort y seguridad, y un interior amplio y modular para satisfacer todas las necesidades. Llega en una única versión, con equipamiento full, con un precio de 48.395 dólares.

El Citroën C5 Aircross se lanzó en Europa el año pasado y ya se comercializaron en aquel continente más de 200 mil unidades. Es un SUV (Sport Utility Vehicle) del segmento mediano, que mide 4 metros y medio de largo, casi 2 de ancho y 1,70 de alto. Y su despeje del suelo, característica que lo favorece en incursiones off road o fuera del asfalto, es de 23 centímetros.

Acá en nuestro país se ofrecerá en una única versión, con un motor 1.6 naftero turboalimentado de 165 CV de potencia y caja automática-secuencial de 6 marchas. Es tracción delantera, pero cuenta con un dispositivo para optimizar su tracción en toda clase de terrenos, denominado “Grip control”, que regula el torque del motor a cada rueda, trabajando en conjunto también con el control de tracción, para mantener la adherencia y seguridad en arena, barro o nieve. También con este dispositivo de puede desconectar el control de estabilidad ESP (muy necesario para el off road a baja velocidad) y conectar el control automático de descenso: mantiene una muy baja velocidad (3 km/h) aún en pendientes pronunciadas, sin necesidad de usar el freno.

Respecto del confort, hay que destacar dos aspectos. Primero su confort de marcha, gracias a unas suspensiones con amortiguadores progresivos hidráulicos, que ante comprensiones y extensiones bruscas (como en caminos desparejos) ralentizan el movimiento de una manera progresiva, evitando así las paradas bruscas al final del recorrido. Contrariamente a lo que ocurre con un clásico amortiguador mecánico, que absorbe la energía, pero devuelve una parte, el amortiguador hidráulico absorbe y disipa esa energía. Por eso ya no hay un fenómeno de rebote.

Y el otro aspecto a resaltar es el confort y modularidad de su interior. Su gran hermetismo, lo que se conoce como insonorización del habitáculo o aislamiento acústico, se ha logrado gracias a los cristales delanteros laminados de doble espesor con capa aislante y al especial cuidado en el aislamiento del bloque motor. Por otra parte, dispone de un sistema de calidad del aire en el habitáculo, AQS “Air Quality System”: la climatización automática está equipada con un filtro de carbono activo de alto rendimiento, filtrando las partículas exteriores y ofreciendo una excelente purificación del aire para proteger a los ocupantes de la contaminación exterior. Con un sensor que detecta la polución del aire exterior, el sistema AQS ajusta automáticamente el modo de circulación del aire en el interior del habitáculo.

Y al amplio habitáculo debe sumársele su modularidad. Los asientos son más anchos que lo habitual y, atrás, cuenta con tres butacas idénticas e independientes. Por lo que el pasajero de la plaza central trasera tendrá la misma comodidad que los dos de los extremos. Estas butacas de la segunda fila, además, son reclinables y corredizas, para regular también la capacidad de carga del baúl. Con las tres butacas posteriores tiradas hacia atrás y reclinadas para el máximo confort de esos pasajeros, la capacidad del baúl es de 580 dm3 o litros. Pero con esa segunda fila en posición adelantada, aumenta el espacio en el baúl hasta los 720 litros. Y si se vuelcan hacia adelante esos tres asientos, formando un piso plano con el baúl, la capacidad de carga del C5 Aircross es la mayor de su segmento: 1.630 litros. Por último, hay que referirse a las asistencias al manejo en este nuevo SUV de Citroën. Son varias más, pero las más importantes son el frenado autónomo de emergencia o “Active safety brake”, que detecta y analiza los obstáculos, fijos o móviles, peatones o vehículos, y frena automáticamente el vehículo en caso de riesgo de colisión; el aviso de cambio involuntario de carril y el reconocimiento de las señales de limitación de velocidad, información que refleja en el cuadro de instrumentos y  que se puede grabar solo pulsando un botón como nueva consigna para el regulador/limitador de velocidad.

Acerca de Victor Russo 967 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.