Test Fiat Uno Way: apuesta a lo seguro (Parte 2 y galería)

Continúa de la Parte 1.

Por Gonzalo Di Gregorio

Mecánica y manejo

En este apartado se concentran varios puntos favorables del Uno. El Firefly 1.3 de ocho válvulas le sienta muy bien. Sus 99 CV (a 6.000 rpm) y 127 Nm son suficientes para aportarle agilidad a un vehículo liviano, de apenas 1.052 kilos, que se entiende muy bien con la caja manual de cinco relaciones, cuya tercera es bastante elástica.No es una bestia aceleradora, pero trepa rápido de vueltas en primera marcha –la zona alta del tacómetro es donde muestra su mejor versión- y genera una agradable respuesta cada vez que se aprieta el pedal derecho.

En parte por los Pirelli Scorpion de uso mixto, que penalizan la adherencia en asfalto, no es difícil patinar el tren delantero acelerando repentinamente, pero el ESP corrige siempre la pérdida de grip. Dichos neumáticos presentan mucho taco y están bastante apuntados a la tierra, aunque a velocidades urbanas no generan ruidos con su banda de rodadura. Por el contrario, contribuyen al confort de marcha con un importante talón que se combina perfectamente con la suspensión mullida y su alto despeje, que inspiran confianza para encarar imperfecciones viales.La dirección merece un párrafo aparte, al ser súper liviana y directa a bajo ritmo. “Una maaaanteca”, diría un famoso DT. Se endurece sensiblemente a 60/70 km/h y facilita las maniobras de estacionamiento entregando un impecable radio de giro.

Los puntos a corregir, desde nuestra subjetiva opinión, están relacionados al tacto. El pedal de freno es suave y muy esponjoso: hay que exprimirlo bastante para que las pastillas muerdan con fuerza y vuelve lentamente a su posición de reposo. El embrague, por otro lado, acopla más arriba de lo que nos hubiese gustado y la selectora de la transmisión podría poseer pasos de cambio más precisos y fluidos. Detalles a los que sólo lleva unos metros acostumbrarse.

Conclusión

Con un comportamiento firme, robusto, y una posición de manejo verdaderamente elevada, el Uno se convierte en uno de los pseudoaventureros más polivalentes y que mejor sabe interpretar esta moda -con sus todos sus pro y contras- gracias a la experiencia ganada por Fiat con su línea Adventure. Aunque se trate de un modelo de concepción más antigua, quien esté detrás de un Mobi debería analizar seriamente si no es conveniente pasar al Uno: el ESP de serie es motivo suficiente para realizar dicha evaluación, y su mayor espacio interior nunca será despreciado.

Precio

Fiat Uno Way $545.3000


Puntajes:

Diseño 3/5
Dinámica 3/5
Habitabilidad 3/5
Seguridad 4/5

Ficha técnica:

Motor

Delantero transversal, Firefly 1.3, nafta.
Cilindrada: 1.332 cm3
Cilindros/Válvulas: 4/8 válvulas
Torque: 127 Nm @ 4.000 rpm
Potencia: 99 cv @ 6.000 rpm

Dimensiones

Largo: 3.820 mm
Ancho: 1.656 mm
Alto: 1.555 mm
Entre ejes: 2.376 mm
Baúl: 290 litros
Tanque: 48 litros

Transmisión

Tracción: delantera
Caja de cambios: manual, de 5 velocidades

Frenos

Delanteros: a discos sólidos
Traseros: a tambor

Ruedas

Neumáticos: 175/70/R14

Performance

Velocidad máxima: 165 km/h
0 a 100 km/h: 11,2 segundos
Consumo mixto: 7,7 l/100 kms.

Generales

Fabricante: FCA Brasil
Origen: Betim, Brasil
Garantía: 3 años o 100.000 kms.

 

Acerca de Victor Russo 925 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.

1 Trackback / Pingback

  1. Test Fiat Uno Way: apuesta a lo seguro (Parte 1) – Noticias Sobre Ruedas

Los comentarios están cerrados.