Test Nissan X-Trail: herencia SUV

Por Gonzalo Di Gregorio

Volvé con tu X. El creativo slogan de campaña de Nissan resume el regreso de su SUV más famoso, que actualmente se precia de ser el más vendido del mundo y siempre logró buenos patentamientos en nuestro país.

Tras un impasse de cuatro años en su comercialización, el X-Trail retornó al mercado argentino a fines de abril con su tercera generación, que a diferencia de la previa dejó de producirse en México para llegar importada desde la planta de Kyushu, Japón. Dicha evolución fue lanzada globalmente en 2013, por lo que ya cuenta con algunos años de antigüedad que se manifiestan en cuestiones puntuales. Las mismas serán enmendadas con la llegada de su restyling durante el año que viene, ya que el bache en la importación del vehículo le impidió a la filial local ofrecer el facelift desde un primer momento. Sin embargo, el modelo actual concentra sólidos argumentos de venta y es un fiel exponente de la experiencia que tiene la firma en este formato, que le otorga una impronta off road que lo distancia de sus rivales.

Exterior

Al estrenarse por estos lares, su diseño se percibe moderno e imponente a pesar de ser más sobrio y elegante que rupturista. Como es tendencia en su segmento, su estética transmite robustez gracias a significativos volúmenes “de chapa” y una línea de cintura alta, que se asocia a trazos dinámicos que otorgan fluidez a partir de curvas y terminaciones angulosas y puntiagudas. Son ejemplos el acabado de la tercera ventanilla (que retoma la forma incluida en la segunda generación) junto al diseño de los faros traseros y el alerón posterior, que le imprime deportividad al remate con dos pequeñas salientes laterales, en forma de aletas, que acompañan a la luneta.

En su grandioso frontal destaca el aplique cromado en forma de “v” que es característico de la automotriz y acompaña al modelo desde el restyling de su primera versión, mientras que en sus bajos se perciben las molduras plásticas que resaltan su look de todoterreno y pueden protegerlo en alguna incursión por fuera del camino. Asimismo, su respetable despeje de 210 milímetros facilita la superación de obstáculos menores, aunque contrasta con el dibujo de las cubiertas Dunlop Grandtrek 225/60R18, que incorporan un buen talón para preservar las llantas pero están orientadas a la ruta.

Interior y equipamiento

Amplio y cómodo, el habitáculo del X-Trail se presenta como un sitio agradable en el que el espacio nunca es un inconveniente para reposar el cuerpo. Su plancha de instrumentos, que está constituida en un plástico flexible, es coherente con la filosofía japonesa para diseñar interiores, ya que su cockpit no ostenta estridencias y está lejos de destacarse por ser llamativo. Su atractivo pasa por otro lado, ya que enamora principalmente por la calidad de su construcción y el confort que entrega su equipamiento. El mismo incluye, por ejemplo, butacas delanteras calefaccionables de cuero perforado y ajuste eléctrico (de seis posiciones y ajuste lumbar para el conductor y cuatro para el acompañante), climatizador automático de doble zona, apoyabrazos delantero y trasero (con acceso al baúl) y hasta un impresionante techo solar eléctrico. Éste último llega a ubicarse por encima de los asientos posteriores y puede abrirse mediante el botón que también acciona su cortina deslizable, la cual regula perfectamente la luminosidad y evita el calentamiento que supone pasar varias horas debajo del sol.

El aro del volante está revestido en piel y permite conducir muy relajadamente una vez que se encuentra la posición de manejo ideal, debido a una columna de dirección que regula en altura y profundidad. A través de su hueco superior se aprecia su instrumental, que presenta dos grandes relojes de buena lectura separados por el display digital Advanced Drive Assist. El mismo exhibe una brújula, el porcentaje de potencia que está siendo enviado a cada eje y el testigo del alerta de salida del carril, entre otras cuestiones.

Su consola central es asimismo moderada, ya que presenta un acabado en color negro piano que rodea a una discreta pantalla multimedia que no hace justicia con la categoría de este vehículo. Si bien la misma posee navegador, es intuitiva y se asocia a un audio de seis parlantes, su pobre tamaño de 6,2” queda en desventaja frente a los estándares vigentes y no luce bien integrada. Además, la calidad de sus imágenes es limitada y no abarca cámara de retroceso, un faltante de equipamiento poco comprensible.

En las plazas ulteriores también se viaja de forma holgada, ya que son abundantes las distancias libres para la cabeza y las piernas y hasta tres adultos pueden ubicarse en ellas de forma respetable, ya que el túnel de transmisión es muy bajo (a pesar de la doble tracción) y la salida del climatizador se aloja entre los asientos delanteros sin restar lugar. El único perjudicado por esta disposición es el baúl, que posee 440 litros, apertura y cierre eléctrico y un piso alto por ocultar al auxilio temporal de chapa, con medidas de 225/65/R17.

Además, cabe destacar en este apartado que el freno “de mano” no se ubica en la posición habitual, sino que se encuentra como un tercer pedal y se acciona con el pie izquierdo, siendo muy grata su utilización una vez superado el acostumbramiento. El equipamiento contiene igualmente espejos eléctricos abatibles y calefaccionados, faros con ajuste de altura automático, DRL de led, lavafaros y sensor crepuscular; alertas de estacionamiento traseros, encendido por botón con llave inteligente y demás.

Seguridad

La única versión disponible de este producto, denominada Exclusive CVT, ofrece una completa dotación de dispositivos ya que congrega seis airbags, frenos a disco en las cuatro ruedas con ABS, EBD y BA, anclajes ISOFIX, control de estabilidad y tracción, asistencia al arranque en pendiente, control de descenso y sistema de alerta de salida de carril, entre sus destacados. Sin embargo, frente a sus rivales más equipados del segmento, padece la falta del alerta de punto de ciego, el detector de fatiga y algún tipo de frenado autónomo. Se espera que el nuevo modelo palíe algunos de estos faltantes.

Motor y manejo

Su impulsor entrega buenas sensaciones, incluso sin ser un desarrollo muy reciente ni convencer estrictamente por sus frías cifras. Se trata un rendidor naftero de 2.488 cc. que eroga 171 CV a 6.000 rpm y 233 Nm. desde las 4.000, pero que asociado a la caja Xtronic CVT no brinda tironeos y se muestra capaz de liberar reacciones suficientes para mover al X-Trail con agilidad, tanto en urbes como rutas.

Aunque su transmisión continua genera ese delay característico que al principio eleva con más firmeza al tacómetro que el velocímetro, las recuperaciones se percibieron vivaces tanto en baja como en alta. En ciudad, de todos modos, se aprecia cierta sensación de patinamiento cuando es necesario volver a acelerar constantemente, por ejemplo, durante zonas con lomos de burro. Por otro lado, al crucerear a 100 km/h en una autopista, el motor gira relajado a unas 1.600 vueltas, mientras que realiza lo propio a 2.000 rpm al viajar a 130.

La joya de su conjunto mecánico es su sistema de tracción inteligente, aunque tampoco sea una novedad. Nos referimos al All Mode 4×4-i, que mediante una perilla permite eligir entre tres modos: 2WD (tracción delantera), Auto (4×4 a demanda, el diferencial trasero sólo se acopla de ser necesario y al detectarse pérdidas de grip) y Lock, su principal diferencial, que bloquea la doble tracción y reparte la potencia de forma equivalente en ambos ejes (50% a cada tren) hasta los 50 km/h. Esta opción eleva las posibilidades en el off road, ya que es útil para encarar una situación complicada en la que una mínima demora del programa automático puede encajarnos. Sin embargo, sus neumáticos ruteros no son los ideales para avanzar en el barro, y la puesta a punto de su amortiguación tampoco brinda un recorrido extenso para atacar senderos en mal estado con total confianza.

Desde su elevada posición de manejo, este SUV se mostró placentero de guiar en todo momento, incluso al estacionar, ya que su impecable radio de giro facilitó las maniobras justas. Asimismo, la versatilidad de su dirección permite doblar cerrado con total seguridad y estabilidad, mancomunada a la tracción integral y el control inteligente que aplica los frenos de las ruedas internas para contener el subviraje.

Conclusión

Los autos japoneses son reconocidos por resistir el paso de las décadas de forma noble y fiel. Por ello es que los pocos años de desactualización de este Nissan apenas se manifiestan en el insólito faltante de la cámara de estacionamiento (un elemento estándar en modelos mucho más accesibles), una pantalla pequeña y un diseño que puede no tener los últimos detalles de identidad de la marca, pero que no deja de ser actual y atractivo. Quienes consideren estos elementos como imprescindibles tendrán que esperar unos pocos meses. Los otros, en cambio, cuentan con una destacable oportunidad para adquirir un gran vehículo validado por su legado y procedencia, a un precio comparativo racional. ¿Un consejo? Aproveche.

Precio

Nissan X-Trail Exclusive CVT $1.199.000

Acerca de Victor Russo 972 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.