Test Baic X55: fórmula oriental (Parte 1)

Pusimos a prueba al tope de gama de BAIC: un SUV chino que se hace fuerte por su completo equipamiento y una de las mejores garantías del mercado.

Por Gonzalo Di Gregorio
Fotos: Omar Rojas

Manejar el X55 representó para nosotros subirnos por primera vez a un BAIC, la marca china que aquí es representada por Adachi Motors (Ralitor + Grupo Belcastro). Dicha firma nació en 1958, es dueña de Foton, fabricante y socia de Mercedes-Benz y Hyundai en su país, y llegó el año pasado a nuestro mercado. A pesar de ello, su nombre cobró fama mundial tras hacerse con los derechos y la tecnología de Saab, pero por estas tierras hizo ruido con el anuncio y la preventa del EX 260 eléctrico.

Su gama, no obstante, hoy está definida por los modelos Senova (que supo comercializarse como X25), X35 y X55, siendo este último su producto más exclusivo mediante su única versión: CVT Elite.

Diseño

A nuestros ojos, el diseño no resalta por ser el mayor diferencial de este producto, pero no deja de ser correcto. Se trata de un sport utility de dimensiones compactas (Segmento C) y silueta firmada por Bertone, con una línea de cintura ascendente remarcada por dos particulares nervaduras enfrentadas. Las mismas generan un perfil muy esculpido (como toda la carrocería en general, ya que se aprecian salientes casi en todos los paneles) que se complementa de forma agradable con las voluminosas llantas bitono de 17” y un significativo despeje de 20 centímetros, que acentúa su impronta de SUV.

A nuestro criterio, de todos modos, dos detalles podrían ser revisados para modernizarla (en China se lanzó recientemente su nueva generación): la terminación de la parrilla, que luce algo desfasada de las tendencias actuales (las del Senova y el X35 nos gustan más por ser de concepción más reciente) y el aplique ubicado en el Pilar C, que con una T roja indica que el X55 posee turbo. Un detalle más propio de un deportivo de 400 cv que de un SUV de prestaciones discretas.

Interior, equipamiento y seguridad

Clásico y decentemente terminado, pero con algunas peculiaridades. Así podría resumirse al habitáculo del X55, que hace gala de una buena calidad de construcción que transmite robustez sobre empedrado o calles en mal estado.Su disposición es tradicionalista, al integrar una pantalla touch de 7” encastrada en la consola central y un instrumental con dos cuadrantes de fácil lectura. Entre ellos se encuentra una completa computadora de a bordo, que mediante un display anacrónico indica el consumo promedio e instantáneo, entre otros datos más clásicos.

Ya en el torpedo, por debajo de la irreprochable plancha soft-touch, se pueden encontrar varios pormenores distintivos. Los más llamativos son el reloj de agujas y las “agarraderas” terminadas en cuero y costuras rojas (al igual que los asientos), que se alojan en la parte inferior. Pero también es posible hallar una entrada HDMI para reproducir videos en el sistema multimedia, que adopta mirror link, Bluetooth, puertos USB y AUX, comandos al volante, seis parlantes y ecualizador, pero no cuenta con navegador a pesar de incluir un botón con dicha leyenda.

Los que viajen atrás lo harán muy cómodamente: tres adultos promedio tendrán unos diez centímetros de espacio libre para acomodar las piernas y similar distancia para evitar tocar el techo. Además, si sólo se ocupan las plazas laterales se podrá extender su apoyabrazos central.

Por otro lado, su amplio nivel de equipamiento se completa con regulación eléctrica para el conductor, techo panorámico con apertura, encendido por botón, cruise control, climatizador, espejos electro cromáticos, con desempañador y rebatibles eléctricamente; detector de lluvia y crepúsculo, cámara de retroceso, sensores traseros y delanteros y más.

Asimismo, su listado de seguridad también es muy extenso. Trae seis airbags, ESP con control de tracción, frenos a disco en las cuatro ruedas con ABS, EBD y BAS, anclajes ISOFIX, sensor de presión, alarma de cinturón de seguridad, DRL y luces de xenón con proyector. Muy bien.

La parte 2, con la sensaciones de manejo y la galería, aquí.

Acerca de Victor Russo 884 Articles
Periodista especializado en industria automotriz. Comenzó en la revista Parabrisas en 1992. En 1996 pasó al grupo Clarín para trabajar en el Diario Deportivo Olé, específicamente en el suplemento Fierros. Desde 1998 se incorporó como redactor principal del suplemento semanal Autos del diario Clarín y, en 2004, se convirtió en el editor de esa publicación, cargo que ocupó hasta 2019. En televisión condujo el ciclo Noticias Sobre Ruedas, desde 2006 hasta 2016 y, en radio, realiza micros de actualidad automotriz en FM Milenium.

1 Trackback / Pingback

  1. Test Baic X55: fórmula oriental (Parte 2 y galería) – Noticias Sobre Ruedas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.